Quienes somos

Nuestra meta es el desarrollo integral de los niños a través del apoyo educativo, la promoción de la salud, empoderamiento de los padres y el fortalecimiento de los valores socio-culturales.

Nuestros proyectos

Educación

Desafortunadamente, los niños de familias pobres apenas tienen acceso a una educación pública en Perú, que es de muy baja calidad. Muchos niños detienen su educación para ayudar a sus familias a ganarse la vida. Al proporcionar apoyo educativo, Intiwawa permite a los niños buscar oportunidades diferentes y seguir sus sueños.

Salud

Muchas familias en San Isidro sufren de bajos estándares de higiene. Además, la falta de instalaciones sanitarias causa la contaminación del agua y problemas de salud. Intiwawa quiere promover el cuidado de la salud mediante el programa dental, una nutrición saludable y la higiene personal.

Arte y Cultura

A través de nuestros talleres creativos queremos fortalezer autoestima de los niños y ayudarles de identificar sus talentos, su personalidad y sus sueños. Adicionalmente, ofrecemos a los niños un tiempo de recreación y diversión, porque es fundamental para una niñez sana. A través de nuestros proyectos culturales, queremos fortalezer la identidad cultural de los niños y enseñarles sobre otras culturas.

Empoderamiento

Cambiar la vida de los niños solo puede ser logrado cambiando también la vida de los padres. La educación, autoestima y valores son fuertemente influenciados por los padres. Por lo tanto, Intiwawa trabaja en colaboración conjunta con ellos.

previous arrow
next arrow
Slider

¿Porque Intiwawa?

Palabras de voluntarios

pat

Patrick, 23 años:

Soy peruano y amo mi país, sin embargo soy consciente de lo mucho que nos falta por crecer y lo mucho que hay por hacer.

Describir la experiencia en Intiwawa es una acción que toma mucha reflexión. Siempre he pensado que hay personas y lugares que te hacen cambiar, que marcan tu manera de vivir, de pensar y que ayudan a cambiar un poco tu panorama de vida, que empoderan tu manera de vivir de muchas formas distintas y te hacen crecer. Intiwawa es uno de esos lugares. Con una visión que contagia, proyectos que generan un cambio verdadero y un equipo extraordinario que motiva desde el primer momento, Intiwawa se convirtió en una familia y un segundo hogar.

Soy peruano y amo mi país, sin embargo soy consciente de los problemas que tenemos como sociedad, de lo mucho que nos falta por crecer y lo mucho que hay por hacer. Un día decidí que no solo quería ser un observador de esta realidad, quería tomar acción, pero tomar acción de verdad, en algo que valga la pena y ataque el problema desde la raíz, Intiwawa me dio esa oportunidad. Hoy puedo ver de cerca a las personas que impactamos en cada uno de nuestros proyectos, los niños de San Isidro y Coporaque que dibujan sonrisas de oreja a oreja cuando están en compañía de los voluntarios, sonrisas que te llenan el corazón; que te abrazan muy fuerte cada vez que te ven, que te admiran y te ven como modelo a seguir, son esos pequeños momentos que te dan esperanza, que te dan ánimos para seguir y la convicción de que estas en el lugar correcto, haciendo lo correcto.

Nosotros, los seres humanos, estamos obsesiones con ver que nos da la vida. Nos levantamos en la mañana y decimos: “A ver, que me dará la vida hoy”, esperando algo de ella, mientras es la vida la que está esperando algo de nosotros. El voluntariado en Intiwawa no es solo ese acto de gratitud social, de bondad, donde tratamos de devolver al universo un poco de lo que este nos. Es mucho más que eso, ser voluntario en Intiwawa es un acto de rebeldía, una revolución donde un grupo de personas trata generar un cambio, de transformar algo más grande que ellos mismos. Entonces, ¿cómo es la experiencia de ser voluntario de Intiwawa? Pues, fenomenal.

DSC_0725

Nicole, 18 años:

Ser voluntaria en Intiwawa me ayudó a descubrir talentos que pensaba no tenía, conocer gente maravillosa de todo el mundo y aprender.

Como toda joven quería experimentar cosas nuevas, cambiar mi estilo de vida y sobretodo hacer algo que realmente me haga feliz, fue así cuando de pronto llegué a Intiwawa y no pensé que el formar parte de esta organización cambiaría por completo mi vida.

Ser voluntaria en Intiwawa me ayudó a descubrir talentos que pensaba no tenía, desarrollarme profesionalmente, poner más en práctica mis principios y valores, conocer gente maravillosa de todo el mundo y aprender a siempre tener disposición para ayudar al que lo necesite.

La humildad y sencillez de los niños y sus padres de familia llenaron de ternura y amor mi corazón, me di cuenta de que con demasiada frecuencia subestimamos el poder de una caricia, una sonrisa, una palabra agradable o cualquier muestra de cuidado porque todos estos tienen el potencial de cambiar la vida de las personas.
¡¡Gracias Intiwawa!! Porque gracias a todas las experiencias que viví tengo más claro los objetivos y metas que quiero cumplir a lo largo de toda mi vida.

Niños, voluntarios y todos los que conformamos esta hermosa familia gracias por brindarme experiencias maravillosas, amistad, esperanza, responsabilidad, compromiso y mucha diversión.

Nuestros Colaboradores